Hacia la Medicina de Laboratorio del Futuro

Por: Iván Leonardo Mojica MD, MBA

Specialty Hubs & Innovation Manager Synlab Colombia

Los sistemas de salud enfrentan multitud de requerimientos, los cuales se han convertido en verdaderos desafíos para los profesionales que día a día trabajamos por mejorar la calidad de vida de los pacientes.  La percepción de la calidad de los servicios, las fuertes presiones para bajar los precios, la mala remuneración de los profesionales de la salud, la población creciente y envejecida y una marcada tendencia hacia modelos curativos sobre los preventivos, son solo algunos de los retos que nos exigen preguntarnos cómo añadir valor para los pacientes. 

Es fundamental comprender que “valor añadido” podría ser definido como el incremento de valor de un bien como consecuencia de un proceso productivo o de distribución.  En este mismo contexto, Michael Porter plantea que “Alto Valor en salud” significa incrementar los resultados en salud alcanzados con cada dólar (peso) invertido teniendo en cuenta que cada actor del sistema debe ser recompensado, los procesos de atención deben ser eficientes, los resultados y costos deben ser medidos a lo largo de todo el ciclo de atención y, ante todo, siempre la creación de valor se deberá analizar con relación al paciente.

Colombia ha dado pasos relevantes para la creación de valor añadido; la formulación de la política de atención integral en salud (PAIS), el viraje hacia modelos de gestión de riesgo y la creación de centros de excelencia para patologías específicas, son algunos ejemplos de estrategias implementadas que ya empiezan a mostrar resultados exitosos y donde la interdisciplinariedad, control y seguimiento son claves para alcanzar el éxito. Uno de los actores claves en la construcción de todas estas iniciativas es el laboratorio clínico y de patología.

Históricamente, la medicina de laboratorio ha sacado provecho de principios industriales como la eficiencia, la productividad y la automatización sin dejar de lado los principios propios como la seguridad para el paciente, el proceso de control de calidad total, la optimización del servicio enfocado en el paciente y la generación de información valiosa para la toma de decisiones clínicas.  Esta integración, ha permitido que tengamos disponibilidad de resultados más rápidos y confiables gracias a plataformas tecnológicas de última generación en las que podemos procesar pruebas innovadoras y biomarcadores de diagnóstico temprano, así como ensayos de monitoreo o de predicción para enfermedades, que permiten desarrollar modelos de medicina personalizada y hacer más costo efectivas las decisiones tomadas.  Hoy en día, cerca del 70% de las decisiones clínicas se toman con base en resultados de Laboratorio.

El principal desafío del laboratorio clínico no se encuentra al interior de este; la adición de valor para el paciente se encuentra en la articulación de los profesionales del Laboratorio y el médico, quienes en conjunto deben seleccionar la prueba diagnóstica adecuada para el paciente correcto en el momento indicado. De igual manera, debe acompañar al médico para que los datos generados sean interpretados apropiadamente y se conviertan en información clínica relevante para la toma de decisiones.  Este acompañamiento se verá reflejado en un diagnóstico acertado y en la selección del tratamiento conveniente.

Con este propósito, el rol del médico de Laboratorio o Patólogo Clínico debe enfocarse en construir un diálogo fluido y permanente con los actores que rodean al paciente, desarrollando un enfoque interdisciplinario que permita seleccionar el portafolio de pruebas necesarias para atender poblaciones específicas, mejorando la exactitud diagnóstica, y disminuyendo el subuso, sobreuso y mal uso del Laboratorio.  Este tipo de estrategias permiten convertir los resultados en información clínica y desarrollar algoritmos diagnósticos que mejoran el flujo de la atención, disminuyen la posibilidad de error y aumentan el acceso de los pacientes a nuevas tecnologías. La ruta de atención integral para la detección temprana de lesiones preneoplásicas de cuello uterino es un muy buen ejemplo de como el laboratorio clínico y de patología puede llegar a ser responsable de más del 90% de la ruta si se articula adecuadamente con los diferentes actores vinculados para la implementación y adecuado funcionamiento de esta.

El conocimiento de la medicina de laboratorio por parte de los profesionales de la salud es fundamental en la adecuada utilización de los servicios diagnósticos de laboratorio y de patología.  El laboratorio clínico debe incrementar su protagonismo en el proceso de aprendizaje de medicina diagnóstica en los programas de pregrado, así como en la educación continua de universidades, prestadores y aseguradores del país.  Paralelamente, la información generada y almacenada en el laboratorio, es materia prima para desarrollar investigación que puede tener relevancia desde el punto vista clínico, epidemiológico, o en ciencias básicas. Precisamente una deuda pendiente que tienen los laboratorios clínicos en Colombia ha sido la definición de valores de referencia nacionales que sirvan de guía para la interpretación de los resultados; aunque al interior del laboratorio se han desarrollado métodos de verificación de valores de referencia de otros países, la posibilidad de tener rangos locales ayudaría a incrementar la confianza del médico tratante en el momento de analizar los resultados y así clasificar adecuadamente a los pacientes.

La innovación continua, la creación de conocimiento y la necesidad de generar ventajas competitivas, son pilares sobre los cuales se fundamenta la adición de valor para el paciente. Es menester que los que trabajamos en el Laboratorio comprendamos la importancia de nuestro rol en la intervención del proceso salud enfermedad.  De igual manera, los diferentes actores del sistema deben encontrar en la medicina de laboratorio, una aliada que les permitirá identificar las personas en riesgo, diagnosticar un paciente enfermo y monitorizar uno en tratamiento.  Sin duda, la articulación de los servicios de laboratorio en la toma de decisiones clínicas permite impactar positivamente los resultados e n salud e incrementar la calidad en la atención de los pacientes.

Leave a comment